Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  6 horas 49 minutos

Coordenadas 1337

Fecha de subida 16 de noviembre de 2014

Fecha de realización noviembre 2014

-
-
1.857 m
1.101 m
0
5,1
10
20,23 km

Vista 952 veces, descargada 15 veces

cerca de Villavieja del Lozoya, Madrid (España)



Marcha realizada el sábado 15 de noviembre de 2014
El tiempo sigue un poco revuelto, pero queremos aprovechar otro pequeño hueco, que ni siquiera llegar a ser una ventana de buen tiempo, para subir hasta la cuerda de la Peñota, el Lomo Gordo y el Reajo Alto. Hoy hemos partido de la urbanización de los Llanos, que está muy cerca del pueblo de Villavieja del Lozoya. Aunque queríamos llegar hasta el límite de dicha urbanización, muy cerca ya de las vías del tren, sin embargo la calle principal de ésta se encuentra en obras y tenemos que aparcar antes de lo previsto. Como hemos partido desde la mitad de los Llanos, no nos queda otra que continuar por la calle de los Gallegos, que es la principal, con rumbo noroeste durante un kilómetro, antes de dejarla atrás y salvar las vías del tren por un puente elevado. Nada más salvar las vías y poco después un paso canadiense, tras el cual nos vamos internando en un bonito robledal, con varias fincas de ganado vacuno a la derecha. En salvar este tramo de poco más de dos kilómetros hasta la cancela metálica para coches, que marca el fin del robledal e inicio del pinar hemos echado más tiempo del previsto, pues el impresionante otoño que llevamos en cuanto a la cantidad y variedad de setas, nos ha empujado a hacer una gran cantidad de fotos. Al llegar a dicha cancela, un numeroso grupo de coches y algunas voces que provienen del pinar de la izquierda nos dan una idea de la gran afición que hay al mundo micológico. Desde los Llanos hasta aquí hemos traído el camino de los gallegos o del puerto de la Linera. El primer término hace referencia a los muchos gallegos que lo utilizaron en aquellos tiempos en los que contaban como braceros y estaban considerados entre los más austeros y recios trabajadores del campo. A la altura de dicha cancela metálica, la pista o camino al puerto de la Linera se bifurca en dos, para volverse a fundir en uno sólo, tras poco más de un kilómetro. Nosotros, que hemos preferido coger el ramal de la derecha, aún continuamos por dicha pista durante algo más de dos kilómetros y medio. Medio kilómetro antes de llegar a dicho desvío hemos pasado un cortafuegos, que puede servir de referencia para estar pendientes del desvío que se encuentra en un cruce con tres posibles alternativas, la de la derecha o camino del Duque se dirige hacia la zona del refugio y cumbre del Santuil, la de frente que sigue siendo el ya citado camino de los gallegos o del puerto la Linera, y finalmente el de la izquierda, que es el que nosotros cogemos de subida hacia la cuerda, y que según reza en un poste informativo se trata de la “ruta 2”. Esta ruta 2, que parece haber sido bautizada recientemente por algún ingenioso y más que probable aburrido funcionario de medio ambiente, para nada era conocida con dicho nombre, y a nosotros nos va a acompañar durante algo menos de un kilómetro en el que salvamos un desnivel de doscientos metros. Poco antes de llegar a la zona de Peñamuñas dejamos dicha ruta 2, para enfilar la subida hacia la pista Horizontal por un bonito pinar y aprovechando el margen izquierdo del arroyo de la Linera. Este kilómetro y medio de atajo, hasta salir a la Horizontal, empieza a recordarnos que en cuanto al tiempo tan sólo disponíamos de un hueco, y es que empieza a nevar, o más bien habría que decir que se pone a granizar. Salvo el grupo de seteros, hasta este tramo no nos habíamos cruzado con nadie. Pues bien, justo en este corto tramo de subida sin camino nos encontramos a dos mujeres de mediana edad, que bajando solas, parecen buscar el mismo recorrido que han hecho para subir. Nosotros siempre que podemos evitamos las ida y vuelta por el mismo sitio; preferimos las circulares o travesías, siempre que hay una posibilidad de transporte que lo permita. Son las dos y cuarto, y tras casi cuatro horas de subida acabamos de salir a la pista Horizontal. Estamos a más de los mil ochocientos metros de altitud y aunque nos faltan poco menos de cuatrocientos metros de recorrido, salvando un desnivel de unos cien metros más para llegar hasta la cuerda, sin embargo una vez más la evolución del tiempo y de las nubes desaconsejan ese pequeño reto y esfuerzo. Por ello, continuamos un kilómetro y medio por esta pista Horizontal, que une los puertos de Somosierra y Navafría, y en la que se mantiene una cota muy alta, pero sin apenas desniveles, como se deduce de su nombre. El rumbo, nada más salir a dicha pista, cambió a sur, pero cuando la dejamos pasa a componente este, a través de una senda abandonada que teníamos ganas de recorrer, pero con la que nos cuesta conectar por lo desdibujada y abandonada que se encuentra. Es una pena, porque en los dos kilómetros y pico que la llevamos, aunque con algún tramo cegado por la vegetación, tenemos tiempo para valorar el buen trazado de la misma y algunas zonas de indudable belleza. Algunas coinciden con el cauce del arroyo de Villavieja, y con algún tramo que por tener un importante desnivel forma alguna que otra chorrera. Esta senda que bordea el cerro de la Mesilla por su izquierda y que finaliza en su base, acaba conectando con la pista del cerro de la Mesilla, que dejamos al medio kilómetro, para atajar y así salir muy cerca de la chorrera de San Mamés. Aunque tenemos esta bonita cascada a menos de ochocientos metros en línea recta, nosotros nos encaminamos en dirección contraria, pues tras llegar a un cerrito plano, conocido como las Tejoneras, hemos de girar a la izquierda para dirigirnos hacia la Dehesa del Hoyo, y así poder enfilar un bonito robledal por la Entrada del Zurdo, que nosotros desconocíamos. Al finalizar este robledal, por una típica calleja con muros de piedra en seco, salimos a unos amplios prados “del Caño” cercados y con ganado vacuno, que aguantan estoicamente la machacona lluvia que desde hace un buen rato nos viene acompañando y que por lo que se ve, no tiene pinta de querer darnos tregua en la media hora que nos queda hasta el coche. En este corto trayecto y una vez que hemos salido al puente elevado sobre las vías del tren, coincidimos con un grupo bastante numeroso que baja con la premura de coger el autocar lo antes posible y así poder evitar al líquido elemento.

2 comentarios

  • Carpocrates73 31-may-2015

    Hola, gracias por la ruta, me ha servido de mucho para algún momento de duda.

    Por cierto, para los que quieran subir al Puerto de la Linera, esta ruta NO llega, pero pasa cerca. Si se quiere llegar al puerto, lo mejor es seguir el camino que ha indicado el autor (Ruta 2), que está muy bien indicado y es la pista principal, no tiene pérdida. Se llega a la Pista Horizontal en alrededor de 2 horas, y luego hay un paseíto de 5 minutos hasta el Puerto, que era el antiguo paso que seguían los habitantes de Villavieja y Gascones para ir a comerciar a los pueblos de la vertiente Segoviana (sobre todo Matamala y Matabuena).

  • Foto de sextante

    sextante 01-jun-2015

    Efectivamente, aunque no llega pasa muy cerca, y de ahí que en el nombre que describe a dicha ruta se haya puesto "pista al Puerto la Linera", que no Puerto la Linera (en sí).
    Un saludo

Si quieres, puedes o esta ruta