• Foto de EL PICO DEL PAJARÓN Y LA RAMBLA DE LAS BUITRERAS, RUTA CIRCULAR A LA SIERRA DE LA GARRA.
  • Foto de EL PICO DEL PAJARÓN Y LA RAMBLA DE LAS BUITRERAS, RUTA CIRCULAR A LA SIERRA DE LA GARRA.
  • Foto de EL PICO DEL PAJARÓN Y LA RAMBLA DE LAS BUITRERAS, RUTA CIRCULAR A LA SIERRA DE LA GARRA.
  • Foto de EL PICO DEL PAJARÓN Y LA RAMBLA DE LAS BUITRERAS, RUTA CIRCULAR A LA SIERRA DE LA GARRA.
  • Foto de EL PICO DEL PAJARÓN Y LA RAMBLA DE LAS BUITRERAS, RUTA CIRCULAR A LA SIERRA DE LA GARRA.
  • Foto de EL PICO DEL PAJARÓN Y LA RAMBLA DE LAS BUITRERAS, RUTA CIRCULAR A LA SIERRA DE LA GARRA.

Dificultad técnica   Difícil

Coordenadas 500

Fecha de subida 28 de noviembre de 2014

Fecha de realización noviembre 2014

-
-
1.611 m
964 m
0
6,4
13
25,45 km

Vista 478 veces, descargada 11 veces

cerca de Casas de Moya, Murcia (España)

RUTA REALIZADA EL 15/11/2014 SOBRE UN TRACK DE: Isidoromf
CÓMO LLEGAR: Autovía E-15 hacia Murcia, salida nº 138 hacia Granada, salida por la C-415 a Caravaca de la Cruz, seguir por la C-330 hasta la salida por la derecha a Archivel, cruzar el pueblo y seguir por la MU-702 dirección Campos de San Juan, hasta el punto kilométrico 12 aproximadamente, junto al Cortijo del Paletón. Hay aparcamiento a la derecha.
ITINERARIO: APARCAMIENTO / CAUCE ARROYO DEL PUERTO / CORTA FUEGOS / PUNTAL DE LA GORRA / CIMA DEL PAJARÓN / CRESTA / SEGUIR DERECHA LOMA / COLLADO DE LA BARRACA / PISTA FORESTAL / INICIO SENDA CORRENTÍA / FUENTE MAYOR / RAMBLA DE LAS BUITRERAS / CRUCE PISTA FORESTAL / ÚLTIMA PUERTA / APARCAMIENTO.
COMPONENTES: VICENTE Y PATRO.
RECORRIDO: CIRCULAR.
AGUA EN RUTA: SI. (Fuente Mayor)
DISTANCIA: 23,8
TIEMPO: 07:45 HORAS.
ALTURA MÁXIMA: 1.596 M. (Pico del Pajarón)
ALTURA MÍNIMA: 968 M. (Rambla de las Buitreras)
DESNIVEL POSITIVO: 820 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 825 M.
DIFICULTAD: ALTA.
LA RUTA: Hoy volvemos a la Región de Murcia, a tierras de Moratalla junto a los límites municipales con Caravaca de la Cruz, en la Sierra de la Garra. Pequeña y estrecha sierra poblada de un extenso manto de pinar pero con alturas que llegan a los mil seiscientos metros.
Quedan algunas nubes de la lluvia de anoche pero terminarán de pasar dejando un buen día. Iniciamos frente al Cortijo del Paredón por la ancha pista forestal de la derecha, dejando atrás una cadena que cierra el paso a vehículos hasta llegar al cauce del Arroyo del Puerto.
Aquí debemos girar a la izquierda y continuar por dentro del lecho del arroyo durante unos 750 metros donde veremos un talud a nuestra derecha que tenemos que subir, saliendo del cauce a otra pista forestal. Continuamos entre pinos y nos encontramos parte del cráneo y los cuernos de una cabra.
Este es un largo camino que nos lleva al Collado de las Toscas (1.120 m.), donde un extenso corta fuegos cruza en perpendicular el camino. Por la derecha sube hasta el Calar de la Noguera y por la izquierda al Puntal de la Gorra. Nosotros hemos de torcer a la izquierda, hacia el puntal.
Desde el collado vemos la larga lengua del corta fuegos expedita de pinos, a su lado derecho se yergue el Pajarón, poblado de pinos y mostrando su parte más amable, donde no se distinguen sus crestas ni su impactante roquero que luego nos sorprenderá.
Comenzamos a subir ganando altura rápidamente. Poco a poco deja de haber sendero y solo algunos mojones nos guían entre las rocas, las matas de esparto e incipientes sabinas. A la derecha las paredes del Pajarón van tomando relieve y crecen abruptas. Por detrás el corta fuegos llega hasta el Calar.
En el espinazo roquero vemos una gran muesca, como una media ventana abrupta y escabrosa. Vamos ascendiendo en paralelo sin quitarle ojo a esa ventana. Culminamos un pequeño rellano con mejores vistas a la masa de pinos que inunda el Calar.
Hacia arriba nos queda un trozo de corta fuegos, quizás el más duro y vertical, pero por detrás le va creciendo una enorme muela donde vemos el punto geodésico de la cumbre. Ampliamos con el zoom y lo distinguimos majestuoso en las alturas.
Esto nos anima a esforzarnos para alcanzar la cuerda de la sierra y llegar al Puntal de la Gorra (1.465 m.), aunque no vemos ningún hito que lo marque. Las vistas al otro lado del valle son espectaculares pese a que solo tenemos ojos para la cima del Pajarón.
Su peñascoso peñón nos atrae, ahora lo tenemos de cara, y seguimos ascendiendo por el cordal. No hay ninguna senda definida, si no que es monte a través, con algún esporádico mojón que nos muestra el mejor trayecto, acercándonos poco a poco.
Una vez alcanzada la base del peñón, parece no haber sitio alguno por donde atacarlo, a no ser que sea realizando una fuerte trepada. Pero no, un mojón a la derecha nos muestra un estrecho pasillo que sube por la izquierda y sin apenas poner las manos nos deja arriba.
Pico Pajarón (1.596 m.) Es una de las cumbres más sobresalientes del Noroeste murciano, su gran altura se yergue sobre sus vecinos más bajos, como el Tejo, el Gorra, Nogueras, los Álamos y el Gavilán. Las vistas son realmente sobresalientes.
Nos extasiamos admirando las crestas a ambos lados, y todo el cordal que acabamos de superar. Nos parece algo pronto para almorzar y decidimos continuar. Para ello tenemos que bajar hasta la base del peñón y rodearlo por la izquierda.
Empezamos a transitar por la otra cuerda, dirección Nordeste. Este tramo es fabuloso, muy montañero y por lo tanto no apto para todos. Tiene algunos mojones, pero es muy intuitivo de seguir. Mirando hacia atrás, el Pajarón nos sorprende, su fisonomía ha cambiado, ahora es una muela con una enorme pared vertical.
Pese a estar descendiendo, muchas veces nos toca subir y volver a bajar, buscando el sitio más idóneo y seguro. Es un entretenido recorrido entre pinos, vegetación y roquedos, pero siempre mirando atrás, la enorme silueta del Pajarón nos tiene cautivados.
Alcanzamos el Cerro de los Monteses, y en el collado, estamos tan entusiasmados, que no miramos el GPS y comenzamos a perseguir mojones subiendo el Cerro de la Molachica. Retrocedemos, pero el track no está muy claro y cuando creemos tenerlo centrado, paramos a comer cerca del barranco.
Reanudamos bajando más por el barranco, pero nos volvemos a salir de la ruta. Lo tenemos claro, estamos caminando por debajo de la línea del track, por eso parecía que estábamos sobre ella. Solución: Subir ladera arriba, un poco a la izquierda para sortear la muela y conectar con la senda.
Hemos perdido una hora aproximadamente, caminando de más y por supuesto con esfuerzo. Una vez en el trazo correcto todo es coser y cantar. Comenzamos a bajar hacia el otro valle por pista forestal y sendas que nos van acercando a las Casas del Pobre.
Antes de llegar, en el final de la ladera, quedamos sorprendidos ante varios ejemplares de encina de enorme tamaño y por supuesto centenarias. De viejos troncos retorcidos y con visibles heridas del paso del tiempo y los temporales. Son verdaderos monumentos vivientes.
La Fuente Mayor y las Casas del Pobre son un remanso de paz y tranquilidad en este solitario valle. Varios chopos, nogales y algún quejigo dan luminoso color dorado en estas fechas otoñales. Marchamos por la derecha por pista forestal y campos de cultivo.
Es un extenso recorrido sin desnivel alguno, entre tierras de labor y cortijos a pie de sierra, hasta que enlazamos con la carretera asfaltada que viene de la pedanía de la Pava. Continuamos por ella durante unos 900 metros, para salir por la derecha a una ancha pista de tierra.
La seguimos aproximadamente durante 1,2 kilómetros donde veremos por la derecha el inicio de una senda por la que llegaremos poco después a una casa derruida, llamada el Cortijo Pajarero de Arriba. Poco más adelante entramos en la Rambla de las Buitreras.
A partir de ahora es una cómoda pero larga travesía por esta cañada que recorre toda la rambla hasta el aparcamiento. El nombre de Buitreras hace referencia a los grandiosos farallones que la flanquean, y que alojaron a estas aves carroñeras en tiempos anteriores, aunque ahora no queda ninguna.
Es un lugar especial y espectacular a la vez, donde en época de nidificación se pueden observar gran cantidad de aves. Nos acompaña una gran masa forestal de pinos, algunas encinas y matorral silvestre. Por la derecha las magníficas paredes calizas del Calar de las Buitreras prevalecen sobre el bosque.
Forman una muralla natural infranqueable pero llena de recovecos, agujeros y cuevas en su parte alta, donde las aves esconderán sus nidos de miradas y depredadores. Algunas oquedades son de sorprendente tamaño, como madrigueras de otros animales.
Por la derecha el espacio es más abierto pero con tres grandes y majestuosos pivotes, El Cerro de los Enebrales (1.315 m.), el Cerro de las Muelas (1.487 m.) y la Molata (1.140 m.). Poderosas muelas que el sol de la tarde ilumina y resalta.
Franqueada la última puerta el bosque pierde su encanto y se torna más monótono, son casi tres kilómetros de pista algo insulsos hasta llegar al aparcamiento. El Track de Isidoromf marca 21,3 km y el nuestro más de 25 km, nos parecen demasiados por el error, pero no andaremos lejos.
Sin errores, es una gran ruta, sobre todo la parte del Pajarón y su cuerda, después quizás haya demasiada pista forestal. Si no se conoce la zona es indispensable el GPS, por la cantidad de cruces y enlaces.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta