• Foto de Silencio
  • Foto de Silencio
  • Foto de Silencio
  • Foto de Silencio
  • Foto de Silencio
  • Foto de Silencio

Dificultad técnica   Difícil

Coordenadas 1878

Fecha de subida 3 de enero de 2015

Fecha de realización enero 2015

-
-
820 m
471 m
0
3,0
6,0
11,94 km

Vista 411 veces, descargada 17 veces

cerca de San Cristóbal, Asturias (España)

Ruta de andar de 12 km y cierta dificultad, con descensos de hasta el 35% y largos ascensos de entre 10 y 20% (toma cerca de cuatro horas). Se encuentra en el concejo de Villanueva de Oscos (Asturias) y permite tomar contacto con un paisaje impresionante donde los picos del antiguo (en términos geológicos) macizo de Los Oscos se muestra en todo su esplendor.
El entorno es de gran valor ecológico con formaciones montañosas de hasta 1100 metros de altura separadas por valles profundos (de menos de 400 m) por los que discurren numerosos ríos de sorprendente caudal incluso en verano. La fauna y la flora son muy ricas y la gran humedad facilita que todo el terreno esté cubierto de vegetación ya sea herbácea, arbórea o musgo. Es tan bonito que no importa la estación del año en que se visite, ya sea por el verdor en primavera o los inmensos castaños y robles desnudos de hojas pero vestidos de musgo en invierno.
La ruta parte del pueblo de San Cristobo (no viene en todos los mapas) al que se llega por una, llamémosle carretera, por la que apenas cabe un coche y que presenta elevadas pendientes y peligrosas placas de hielo en invierno. Si se encuentra un coche de frente hay que confiar en que se trate de un local que sepa manejar la situación. Esta "carretera" se toma en un discreto desvío en El Acebeiral (Km 2 de la As-13 entre La garganta y Villanueva de Oscos) donde hay una señal de madera apuntando a las rutas del Silencio y la Bobia.
Siguiendo el track no hay pérdida si bien en el inicio al bajar al primera vez al río de la Bobia (allí solo considerado arroyo) el camino casi desaparece en la alfombra de hojas. Comprende dos tremendas bajadas para las que hay que tener buen calzado; en la segunda hay una cuerda a modo de barandilla que ayuda a mantener el equilibrio. La ruta visita varios molinos de agua y viejos pueblos (todos abandonados)y se cierra sobre sí de modo que en los últimos tramos se puede disfrutar de una panorámica del camino seguido.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta