Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  3 horas 40 minutos

Coordenadas 1397

Fecha de subida 1 de marzo de 2015

Fecha de realización febrero 2015

-
-
1.769 m
1.369 m
0
1,5
2,9
5,86 km

Vista 214 veces, descargada 8 veces

cerca de Navacerrada, Madrid (España)

Salimos pronto por la mañana. Pensamos que no habría mucha nieve en la Barranca, pero según subíamos iba habiendo más. Cuando vimos que se nos hundían las botas demasiado, paramos a ponernos las polainas para que no nos entrase nieve.

Al cruzar el Arroyo de la Maliciosa, coincidimos con otro grupo que ya lo había cruzado. Había por allí un perrito que les seguía pero que todavía no había cruzado el río con ellos. Ayudaron a cruzar a los chicos, y antes de que yo cruzase me dijeron: "si quieres lánzanos el perro y así es más fácil que lo pases a este lado". Les dije que el perro no era mío, que creía que era suyo, así que me separé un poco del arroyo para que el perro me siguiera, y un poco más adelante estaban sus dueños que estaban buscándolo y se quedaron con él.

Seguimos nuestro camino. La cuesta se empinaba cada vez más y María empezaba a quejarse de cansancio.Había sitios en los que las piernas se hundían bastante en la nieve y a los chicos les costaba avanzar. En unos de los puntos más empinados pudimos fotografiar a un grupo de cabras montesas que estaban a unos 20 metros de nosotros.

Cuando llegamos al punto más alto, el viento tan fuerte había impedido que se fijase la nieve, y podía verse el suelo. Desde allí bajamos por un sendero invisible, porque la nieve lo cubría todo, y la única referencia eran las marcas verdiblancas en los árboles y el track del GPS.

Llegamos a la Fuente de la Campanilla, en dónde había muy poca gente. Comimos algo, nos hicimos unas fotos y reanudamos nuestro camino, esta vez por pistas forestales muy cómodas, y además cuesta abajo.

El camino tiene muy buenas vistas, sobre todo en la parte de la subida. Me imagino que sin nieve será un poco más cómodo para subir, aunque hay que reconocer que los chavales se cansarán un poco. Pero bueno, quien algo quiere algo le cuesta, así que con unas cuantas paraditas cualquiera puede llegar arriba, y desde allí hasta la fuente y luego hasta el parking es coser y cantar. Merece la pena.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta