Dificultad técnica   Fácil

Tiempo  4 horas

Coordenadas 1355

Fecha de subida 18 de abril de 2015

Fecha de realización abril 2015

-
-
1.798 m
1.302 m
0
3,3
6,6
13,21 km

Vista 1547 veces, descargada 98 veces

cerca de Caserío Huenes, Andalucía (España)

La zona de la Fuente del Hervidero es desde hace bastante tiempo uno de los lugares con mayor actividad montañera de Sierra Nevada, debido no solo a la espectacularidad de su paisaje o la variedad de sus recorridos, también por la facilidad de acceso desde La Zubia y Granada.

Así mismo, en esta zona podremos conocer uno de los enclaves de mayor importancia medioambiental de Sierra Nevada, pues en las arenas dolomíticas de las faldas del
Trevenque sobreviven endemismos únicos que han sabido adaptarse a las duras condiciones del terreno.

El cortijo Sevilla, situado poco más arriba de la conocida Fuente del Hervidero, es el cruce de caminos que por diversas rutas descubren los secretos de Sierra Nevada y un punto neurálgico para el conocimiento de la gran cordillera Bética, pero también un lugar donde la fauna silvestre y doméstica encuentra alimento y refugio.

El paisaje se abre hacia la cuerda de los ‘tresmiles’ de la cara oeste de la sierra. Se divisa en toda su plenitud el Trevenque, el rey de la baja montaña, e impacta la imagen alpina de los Alayos, que se alzan desde el estrecho valle y las gargantas bajo las que discurre el río Dílar.

Es un territorio dominado por los grandes arenales dolomíticos que descienden desde las cumbres medias hacia la Vega de Granada, en forma de ramblas y picachos semidesérticos , espacios áridos en los que crecen gran parte de las joyas botánicas de la sierra granadina, y por el que discurre, desde hace casi un siglo, el Canal de la Espartera, con la misión de llevar el agua del Dílar hasta un gran salto con el que generar electricidad. Una obra realizada por el ingeniero José Morell Cuéllar entre 1918 y 1923, que con el paso de los años se ha naturalizado con su entorno y convertido en paso de fauna y confluencia de numerosas especies, sobre todo aves que encuentran agua, y por tanto, invertebrados y vegetación con los que alimentarse.

La ruta de la Espartera comienza en el aparcamiento situado a 300 metros más arriba de la Fuente del Hervidero. El canal, es el inicio de un triple sendero que, a la izquierda, asciende hacia los carriles que conectan con el mirador del Trevenque y las sendas hacia su cumbre (descrito en una de nuestras rutas); a la derecha, baja hacia el cortijo Sevilla, que será el que tomaremos y discurre casi paralelo al canal pero unos metros más abajo. Y en el centro, el camino del canal, que camina junto al agua en los tramos en que el cauce está al aire y sobre él en los trazados en que se encuentra embovedado.

Siguiendo el sendero bien señalizado llegaremos a los arenales que en el siglo XIX atraparon la atención de botánicos y naturalistas, que como Edmond Boissier desvelaron al mundo las maravillas de las especies nevadenses. Es posible encontrar pequeñas poblaciones de Viborera ; la Correhuela de Sierra Nevada y los Alfileres del Trevenque, sobre los que vuelan las mariposas.

El canal es también el camino de las montesas. Es fácil verlas entre los riscos y cortados de esta zona de la sierra, y casi siempre en lugares cercanos al agua y protegidas por el matorral que, junto al cauce, es más verde y denso, por lo que hay más posibilidades de encontrar brotes para alimentarse. Sierra Nevada aglutina el mayor número de cabras montesas de todo el mundo, y el canal de la Espartera es uno de los principales puntos de concentración de Capra pyrenaica hispanica de todo el macizo nevadense. Nosotros tuvimos la suerte de ver por separado tres hembras y un grupo de cinco machos con una cornamenta impresionante. También pudimos ver un lagarto ocelado y una ardilla.

La Espartera es un camino de agua, una senda para la biodiversidad, y el único lugar entre kilómetros de arenales semiáridos donde aún es posible contemplar el vuelo de las golondrinas.

Agua para generar electricidad en los años veinte
El canal de la Espartera fue construido por José Morell entre 1819 y y 1923. Su objetivo era llevar agua desde el río Dílar hasta un punto desde el que caía en un gran salto hacia la central de Dílar donde movía turbinas que generaban electricidad que estaba destinada a la fábrica de papel que se construyó en Benalúa de Guadix. El canal, aún en uso, tiene 7.035 metros de largo con 47 puentes. Discurre por una canalización de 1,10 m. de ancho y un metro de profundidad, según los datos recogidos por Manuel Morell, hijo del ingeniero autor del canal.

Siguiendo por el sendero pasaremos primero por el barranco del Buho y después por un mirador sobre unas grades losas de piedra desde donde podremos ver en el fondo del valle del rio Dilar una cascada y una poza con aguas turquesa que nos invitan como un oasis a descender; pero nos resistimos ya que el descenso y posterior ascenso nos disuaden de ello.

Una vez llegados a la Toma del Canal, junto al rio Dilar, con una edificaciones en piedra y una alberca que sirve para regular el cauce del canal; empezaremos un largo ascenso por una pista que nos conducirá entre pinares y encinares frondosos en un primer lugar a las ruinas del Cortijo de Rosales y algo más arriba y en continuo ascenso hasta el refugio forestal de Rosales que posee una fuente con agua del deshielo helada pero buenísima.

Seguiremos con el ascenso hasta llegar a un cruce de caminos señalizado con carteles; tomaremos el sendero de la izquierda que es la cañada Real, saliendo de la rambla del rio Aguasblanquillas por la que transitamos, que en ascenso continuo nos llevara por el barranco del Búho hasta los arenales del Trevenque.

Ya solo nos resta realizar un largo y en ocasiones pronunciado descenso disfrutando de una magnificas panorámicas hasta nuestro punto de partida .


Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta